Torrijas de Semana Santa

Esta Semana Santa cocina con los más pequeños en casa

Para esta Semana Santa Aleste Plaza te trae el mejor plan para hacer con los peques. ¡Aprender a hacer torrijas! Una receta deliciosa y sencilla a partes iguales. Los niños podrán adentrarse en la tradición gastronómica que nos inunda en estas festividades de la manera más divertida. ¡Deja que se manchen las manos! Una buena manera para introducirlos poco a poco en el mundo de la cocina.

Ingredientes:

–       Pan cortado en rodajas.

–       Leche entera y/o vino.

–       La cáscara de medio limón.

–       Una ramita de canela.

–       Aceite de oliva virgen extra.

–       Huevos.

–       Azúcar y canela en polvo ó miel.

El pan:

Existe una gran variedad de panes especiales para torrijas, aunque no es necesario emplearlos para obtener un buen resultado.

El pan perfecto para esta receta debe tener una corteza fina y una miga densa. Un dato a tener en cuenta es que un pan que este tirando a seco absorbe y retiene mejor la leche. Lo que da como resultado una torrija más jugosa en su interior.

Si decidimos emplear en esta receta el pan común de toda la vida, surge la siguiente cuestión: ¿de qué grosos cortamos las rebanadas?

Esto es cuestión de gustos, pero si las cortamos de unos 2 cm, para que nos queden gorditas, nos quedarán más jugosas y con más sabor.

La aromatización de la leche:

En primer lugar, aromatizaremos la leche sumergiendo en ella la ramita de canela y la cáscara del medio limón. La ponemos a calentar, pero sin que llegue a hervir, es decir, la pondremos a infusionar. También le podemos añadir un par de cucharadas de azúcar, pero esto es opcional. Después de esto, la apartaremos y la dejaremos enfriar antes de colarla y usarla.

A continuación, colocaremos las torrijas en una bandeja con una buena profundidad y las empaparemos con la leche. Las dejaremos sumergidas durante unos 10 minutos.

 La fritura:

Cuando estén bien empapadas, las escurrimos un poco y las pasamos por huevo batido. Posteriormente, las freímos en abundante aceite caliente.

Se recomienda el aceite de oliva virgen extra por el toque de sabor que aporta, pero realmente es cuestión de gustos. También tendremos que tener en cuenta, que según el número de torrijas que hagamos, tendremos que cambiar el aceite o no. Así, evitaremos que se nos pongan demasiado oscuras.

La culminación:

Podemos destacar dos tipos de acabo para las torrijas. Por un lado, tenemos la clásica mezcla de azúcar y canela en polvo, donde rebozaremos nuestras torrijas. Y por otro, tenemos el aguamiel, con el que las bañaremos. Es preferible que ambas terminaciones las hagamos cuando las torrijas estén recién fritas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies