fbpx

Relájate en casa con estos sencillos consejos

Ahora que pasamos más tiempo de lo habitual en casa, a veces es difícil relajarse y descansar como siempre.

Con los consejos que te traemos en el blog de hoy podrás relajarte fácilmente. El estrés, la ansiedad y los nervios afectan especialmente a nuestros músculos de cuello, hombros y espalda, por lo que tanto a nivel físico como mental, relajarse y descansar es vital.

Trabajemos desde casa o fuera de ella, las obligaciones de nuestro día a día nos tienen en tensión en todo momento. Prueba estas técnicas, relájate en casa y disfruta mucho más de tu descanso. ¡Vamos a ello!

Mejorar tu circulación y relajación

Llegas de casa y… ¿Qué haces? Tómate 20 minutos para ponerte a cero en pocos pasos. Descálzate y ponte ropa cómoda. Apaga el móvil y deja todo de lado por un tiempo. Túmbate con las piernas en alto y pon las manos en el pecho sintiendo la respiración. Exhala aire por la boca poco a poco y nota como se reducen las pulsaciones de tu corazón. Poco a poco te irás sintiendo mejor. Realiza alguna actividad relajada para terminar el día y duerme bien. Esta técnica puedes acompañarla con algo de música relajante o velas y aceites aromáticos que te ayuden.

Infusiones

Son un clásico de la relajación y nunca deben faltarte. Las más habituales son las de tila o manzanilla, pero hay muchas que pueden ayudarte o modificar algunas a tu gusto para que funcionen mejor. Algunas recomendaciones pasan por añadir hojas frescas de menta o hierbabuena, jengibre rallado o anís estrellado. Además, ¿A quién no les apetece con el frío?

Un paseo corto

Sobre todo si volvemos a casa en coche, cálzate unos zapatos cómodos y aprovecha para pasear un rato. Con media hora a un buen ritmo ayudarás a tu cuerpo a liberar tensiones y estrés. Llevar tu música favorita o incluso salir acompañados puede ser de gran ayuda.

Baños relajantes

El calor ayuda a nuestra circulación, y si lo acompañamos de algunas sales esenciales que mejoren el aroma de tu baño o algunas velas relajantes, mejor que mejor. Aprovecha de vez en cuando para darte un baño y masajea con cuidado y mimo las zonas que mas te afecten como pies o cuello, saldrás como una persona nueva de la bañera.

¿Qué te han parecido estos consejos? ¡Relájate en casa y comparte en nuestro Facebook, Instagram o Twitter!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies